La naturaleza ofrece una enorme farmacia capaz de aliviar todo tipo de dolencias. Descubre más de 330 plantas medicinales, sus componentes activos y los remedios naturales más útiles, todas ellas disponibles en herboristerías y con efectos terapéuticos extraordinarios.

La tecnología actual nos aporta diferentes formas orales sólidas, comprimidos, grageas y cápsulas. Todas ellas nos presentan ventajas, comodidad de uso y dósis constante.

Y hay otras formas de administrar plantas con virtudes medicinales que aúnan la nutrición con el tratamiento médico.

Jugos.

Los jugos de plantas no siempre son fáciles de preparar. Con las plantas jugosas es sumamente fácil, y consiste en pasar el material por una licuadora centrífuga o de presión.

Cuando la planta es más seca, será conveniente mezclarla con algún líquido para extraer mejor sus propiedades.

En todo caso, los jugos se hacen siempre con la planta fresca, los jugos tienen una gran tendencia a la oxidación.

Dentro de la planta, las sustancias están protegidas del contacto con el aire, pero una vez extraído el jugo se reducen rápidamente sus propiedades medicinales.

Por eso es conveniente consumirlos de inmediato.

Nutriterapia.

Es el camino intermedio entre la nutrición y el tratamiento. La soja, el pepino, el café, la cúrcuma y tantas otras plantas son alimentos con propiedades medicinales, a partir de los cuales se elaboran preparaciones farmacológicas.

Sin embargo, en muchos casos la alimentación nos permite aportar cantidades importantes del vegetal que pueden superar en eficacia al consumo de preparaciones medicinales, que además, son mucho más caras.

Por eso, en ocasiones, a la hora de establecer un tratamiento de nutriterapia, los cambios dietéticos pueden ser la solución.


Baño sedante con avena para el eccema.

  • de 3 a 5 litros de agua
  • 300 g de harina de avena
  • un puñado de flores de manzanilla
  • 3 cucharadas de sal marina.

Se pone a hervir la avena en una olla grande con agua durante unos pocos minutos.

Se añaden las flores de manzanilla y se deja reposar tapado 3 o 4 minutos más.

Es el momento de echarlo todo en una bañera con agua caliente y tomar un baño durante 30 a 40 minutos.

Esta aplicación es excelente en caso de picores y piel irritada.


Jugo de papa para la acidez.

El jugo se toma a razón de 50 a 100 ml por dosis.

En dosis de 2 a 4 cucharadas es un remedio interesante para la acidez y gastritis.

Se puede repetir varios veces al día.

Cataplasma antirreumática de papa.

La papa hervida y caliente aguanta mucho el calor y sirve para hacer cataplasmas útiles en los dolores reumaticos.

Aplicar 30 minutos al día.


Estas son las otras revistas del lanzamiento de la SEGUNDA QUINCENA DE JULIO.

Por favor síguenos y danos un Like!

Comments are closed.