Las ruinas de Machu Pichu y el lago Titicaca en el altiplano andino demarcan el solar originario de la civilización inca. Una tierra de vestigios monumentales y montañas teñidas de arcoíris donde las tradiciones vivas rinden culto a una herencia milenaria.

Viaje por el Perú inca, el fascinante altiplano andino.

Mapa turístico de Perú.
  • Cusco. La antigua capital inca presenta una colorida amalgama de mercados callejeros, iglesias barrocas y edificios coloniales. La catedral preside la plaza de Armas, en torno a la cual se erigen los palacios y templos incas.
  • Pisac. Alberga los vestigios de varios templos, un observatorio y una fortaleza inca.
  • Ollantaytambo. Conserva las ruinas de la mayor fortaleza inca. Aquí tiene parada el tren de Aguas Calientes.
  • Chinchero. Su mercado de los domingos es uno de los más vistosos. Cerca se hallan las terrazas de cultivo de Moray y las salinas de Maras.
  • Machu Picchu. La ciudadela inca se alcanza desde Aguas Calientes en un autobús o a pie por el camino inca.
  • Q’eswachaka. Este puente de cuerda data de la época inca y se rehabilita cada año.
  • Lampa. Exhibe dos copias de la Piedad de Miguel Ángel, una de yeso enviada por el Vaticano en los años 1950 y que se expone en el Ayuntamiento, y otra de aluminio que decora la capilla de la iglesia de Santiago Apóstol.
  • Puno. Es el mejor acceso al lago Titicaca, alberga varias iglesias barrocas y un museo de obras prehispánicas y coloniales. Al norte, el lago Umayo ofrece un paisaje singular.
  • Lago Titicaca. El lago navegable a más altitud es un pequeño mundo de tradiciones curiosas, las islas Uros construídas de totora, las tejedoras de la isla de Amantani y las ruinas de la isla Taquile.

Más información sobre Perú.

Las ruinas son Patrimonio de la Humanidad por la Unesco, el remoto baluarte inca constituye la más célebre de las manifestaciones culturales de una región que devino incluso más compleja al agregarse el influjo colonial hispano.

Ruinas de Machu Picchu

Cusco, la antigua capital del Tahuantinsuyo y axis mundi incaico, es la base de un viaje que, explorando el templo mestizo de Chinchero, las salinas de Moray en el Valle Sagrado y el sublime Machu Picchu, recala en joyas menos conocidas, como el templo a Viracocha en Raqchi y el puente colgante de Q´eswachaka.

Como migas de pan, estos enclaves señalan el camino hacia el inmenso lago Titicaca, coordenada fundacional de cuyas aguas emergieron, según la tradición oral, Manco Capac y Mama Ocllo, la pareja fundadora del linaje real incaico.

Lago Titicaca.

El centro colonial de Cusco conserva un sinnúmero de iglesias, muros y templos que llevan cifrada, en su hechura, la identidad híbrida del continente. La Catedral, culminada en 1649, esconde bajo el sobrio aspecto renacentista de su fachada los cimientos del Suntur Wasi, un antiguo palacio inca.

Cusco.

El templo, dedicado a la adoración de Inti, deidad solar inca, refugia con figuras de oro de animales y plantas en tamaño real, que serñían víctimas de saqueos.

Las quebradas y pampas del Valle Sagrado son el preludio natural de Machu Picchu, no solo porque atesoran un patrimonio arqueológico incunable, sino porque las puebla un campesinado cuya persistencia en el uso del quechua, técnicas textiles y de cultivo trazan un continuo entre ambas eras.

Valle Sagrado.

A 30km de Cusco y más de 3700m de altitud, Chinchero posee un doble atractivo artístico y culutural. Por un lado, su iglesia de Nuestra Señora de Monserrat, que alberga un fresco donde se aclama la victoria española sobre Tupac Amaru II, que sería descuartizado en la Plaza de Armas de Cusco y que aparece representado como un dragón-serpiente.

Estas son las otras revistas del lanzamiento de la SEGUNDA QUINCENA DE MARZO.

Por favor síguenos y danos un Like!

Comments are closed.