Roma es la ciudad del mundo con más monumentos por metro cuadrado. Su centro histórico, Patrimonio Mundial desde 1980, abarca casi 25.000 puntos de interés en solo 20 km2.

Con tal riqueza y variedad de atractivos, son interminables las oportunidades para disfrutar de la estancia. Se pueden aprovechar las tibias noches del otoño romano para ver la ciudad desde una perspectiva más intimista y romántica.

Un buen punto de partida es la Piazza Venezia, donde brilla cándido el mármol del Victoriano, el monumento a Víctor Manuel II, que los romanos denominan «la tarta nupcial». Su edificación comportó un enorme desembolso económico y el derribo de parte de la colina Capitolina o Campidoglio, corazón y primer núcleo de la ciudad y hoy sede de las oficinas del Alcalde.

Miguel Ángel reformó la plaza del Campidoglio, adornándola con una ancha escalera, la Cordonata, y con una hipnótica pavimentación alrededor de la estatua ecuestre del emperador Marco Aurelio, cuyo original se encuentra en los cercanos Museos Capitolinos. Esta colección es una de las más antiguas del mundo (siglo xv) y presenta algunas de las obras de arte más significativas de Roma, como la estatua de la loba amamantando a Rómulo y Remo, los legendarios hermanos fundadores de la ciudad.

MUSEOS CAPITOLINOS – MASSIMO RIPANI / FOTOTECA 9X12

COLISEO Y CIRCO MAXIMO.

Al final de la calle de los Foros Imperiales se erige el Coliseo. Empezado por el emperador Vespasiano el 72 d.C., el anfiteatro más grande del mundo se estrenó ocho años después con el sacrificio de más de 5.000 fieras en los primeros 100 días de juegos. Las visitas guiadas revelan curiosidades de su estructura y la organización de los espectáculos. Hasta finales de octubre abre sus puertas por las noches para visitas guiadas a la luz de la luna.

Es el Circo Máximo, el mayor estadio al aire libre de la antigua Roma, donde más de 250.000 espectadores se deleitaban con pruebas deportivas y carreras de cuadrigas. No muy lejos, cada fin de semana un mercado vende las hortalizas, quesos y vinos de la región del Lazio, que se pueden consumir allí mismo.

EL COLISEO – ELIA LOCARDI

LA BOCA DE LA VERDAD.

Desde el Circo Máximo en dirección al Tíber, se llega a la plaza Bocca della Verità. A la entrada de la basílica de Santa María en Cosmedin, en la que se conservan las reliquias de san Valentín, se encuentra el desagüe de alcantarilla más famoso de la historia: la Boca de la Verdad, que muerde al mentiroso que introduzca la mano.

BOCCA DE LA VERITÀ – GETTY IMAGES

EL PASQUINO, LA ESTATUA PARLANTE.

Cerca se encuentra la Biblioteca Angélica, la más antigua de Italia (1604), y en dirección al río Tíber, la Piazza di Pasquino, que debe su nombre a la maltrecha estatua adosada al Palacio Braschi. Se trata de la única que queda de las famosas «estatuas parlantes»: desde el siglo XVI, los ciudadanos que querían criticar al gobierno escribían sátiras que colgaban de las estatuas. Aún hoy, Pasquino «habla» y se burla
–en dialecto romano– de los protagonistas de la actualidad política.

El pasquino

Estas son las otras revistas del lanzamiento de la SEGUNDA QUINCENA DE ABRIL.

Por favor síguenos y danos un Like!

Comments are closed.